Agónico triunfo del Melilla Baloncesto para poner el 2-0 en la eliminatoria ante Cáceres Patrimonio de la Humanidad. Los melillense, de la mano de un Javier Imbroda entregado, remontaron doce puntos de diferencia y se llevó el partido en el tiempo extra por 73-71, gracias a un inspirado Eloy Almazán en los instantes finales y a un gran Edu Gatell que terminó el encuentro con 26 tantos de valoración.

El inicio de partido fue un calco de los sucedido en el primer encuentro, con un Melilla Baloncesto muy fallón . A pesar de ello, el Decano se marchaba por delante 9-5 mediado el ecuador del primer cuarto. Cáceres Patrimonio de la humanidad reaccionaba y Toledo con una canasta y adicional empataba el encuentro (9-9, min 7). Un triple casi al final de este primer periodo de Thomas daba la delantera a los extremeños al final del primer cuarto (13-14).

Eloy Almazán ejercía su capitanía para con un triple y una asistencia a Suka, que el madrileño culminaba con un gran mate, devolver el mando a los de la Ciudad Autónoma (24-20). A partir de los melillenses se mostraron precipitados en ataque y sin acierto de cara al aro, algo que aprovecharon los verdinegros para endosar un 7-0 de parcial (24-27, min 18). A pesar de los intentos del Decano por ponerse por delante antes del descanso. Los de Bohigas se marcharon con una mínima renta de un punto (29-30).

En la reanudación, los azulinos seguían negados de cara el aro y Cáceres, gracias a su dominio del rebote, corría para anotar con facilidad y marcharse en el electrónico (31-36). El Decano reaccionaria de la mano de un enorme Gatell y le daba la vuelta al marcador (39-38, min 34) pero bajo la dirección de José Marco tomaba  de nuevo respiro y llevaba a los extremeños a irse al último cuarto  con ocho puntos de ventaja (41-49).

Las cosas seguían sin funcionar en ataque para los de Alcoba. Una situación que aprovecharían los de Bohigas para poner 12 puntos, máxima de partido, a algo más de cinco minutos para el final del tiempo reglamentario. Alcoba solicitaba tiempo muerto y partir de ahí todo cambió. Espoleado por el público, apareció la verticalidad de Franch acerca al equipo en el marcador pero sería Marcos Suka, quien desde la línea de 4.60 metros, pusiera de nuevo al Melilla Baloncesto por delante (59-60) a falta de dos minutos. Precisamente el escolta madrileño ponía dos puntos por delante a falta de tres segundos, pero en la siguiente jugada, Parejo anotaba un triple que ponía el partido favorable a los cacereños, 64-65, a falta de solo tres segundos. En la última jugada del tiempo reglamentario, Manzano era objeto de falta y falta de dos decimas para el final contó con dos tiros libres. Solo entró uno y el partido se fue a la prórroga (65-65).

El tiempo extra comenzó con un duelo de anotación entre Pablo Almazán y Sergio Pérez, quienes tomaron las riendas de sus respectivos equipos. Con 68-69, Alcoba daba entrada al otro Almazán, Eloy, que se convertiría en el autentico héroe del encuentro. Cinco puntos del granadino en el último dieron la victoria al Decano (73-71) y eso que Frutos tuvo la bola para forzar una nueva prórroga.

Melilla Baloncesto se pone con un 2-0 en la eliminatoria y viajará el próximo viernes a Cáceres para disputar el tercer encuentro de esta primera ronda de Playoffs.


« 1 de 2 »