El Club Melilla Baloncesto se adelanta en la final de ascenso a la Liga Endesa tras imponerse en el primer partido al CB Peñas Huesca por 86-81. Los melillenses lanzados por su público y un Hernández-Sonseca estelar con 28 valoración supo doblegar a un conjunto peñista que plantó cara durante todo el encuentro.

La final comenzaba con un Peñas Huesca y muy metido en partido que comenzaba mandando en el electrónico con un 0-7 de inicio. De la mano de Gatell los melillenses comenzaron a entrar en partido pero los oscenses se mantenían por delante en el electrónico gracias a su gran acierto exterior (14-16, min 6). Manzano con un triple pondría al Decano por delante por primera vez en el partido, pero duró poco la alegría ya que los peñistas, gracias su dominio en el rebote, aprovechaban dos contraataque consecutivos para irse al final del primer cuarto con ventaja en el marcador (24-27).

En el segundo cuarto la pareja formada por Zengotitabengoa y Hernández-Sonseca asumían responsabilidades en el conjunto de la Ciudad Autónoma y conseguían iguala el encuentro. Con máxima igualdad se desarrollo este segundo acto, donde la tensión y los nervios comenzaban a provocar imprecisiones y perdidas en ambos conjuntos que bajan el caudal anotador que se había visto en los primeros diez minutos de encuentro. A pesar de ello, el conjunto de Alejandro Alcoba conseguía marcharse por delante al descanso, 43-41.

El paso por los vestuarios sentó mejor a los anfitriones de los dos primeros encuentros de la final. Marcos Suka se estrenaba en el encuentro y Zengotitabengoa superaba la decena de tantos para dar a Melilla Baloncesto su máxima renta del partido (50-45). Joan Pardina se echaba a Peñas Huesca a sus espaldas y propiciaba una nueva igualada en el marcador tras un triple (54-54). Y otro acierto exterior del alero volvía a dar el liderato en el marcador a los de Quim Costa. Quedaban cuatro minutos para acabar el tercer periodo y el cómputo de puntos de ambos equipos apenas sufrió alteraciones. Hernández-Sonseca se hacía fuerte en la pintura para contrarrestar las anotaciones de Cristian Díaz y Maldunas y mandar por delante a los melillenses al decisivo periodo final (63-61).

Casi dos minutos tardaba en inaugurar en mover su casillero Peñas Huesca, pero Melilla Baloncesto apenas lo aprovechaba (66-61). Díaz volvía a aparecer y apretaba al máximo el encuentro antes de que llegara el momento de Marcos Suka, que hacía enloquecer a la grada del Javier Imbroda con dos triples seguidos (74-69). Y otro acierto del escolta ponía a su equipo en el carril correcto hacia el 1-0 con algo más de cuatro minutos por jugarse. Pero los visitantes todavía tenían mucho que decir y a base de agresividad en ataque forzando personales y con un triple de Huskic provocaban el tiempo muerto de Alejandro Alcoba a 2:30 para el final (78-75). Zengotitabenoga sofocaba el incendio y Hernández-Sonseca, con un rabioso mate tras rebote ofensivo, volvía a hacer estallar a la grada. Díaz forzó el último acercamiento, pero el pívot del Melilla Baloncesto, gran protagonista del encuentro, cerraba la victoria con una canasta y adiciona en el minuto final. Y que levantaba a un Javier Imbroda con una de las mejores entradas de su historia.


« 1 de 2 »